Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

domingo, 23 de junio de 2013

Puesta a punto y prueba de fuego.

El desbarajuste de calendario, de horario, de emociones, de sentimientos. Bienvenidos sean a la fábrica de sueños. El verano.

Antes de eso, unos meses de descanso, o más bien, de repentino y continuo movimiento, que generaba en mi tal sensación que llegaba a eso, al descanso. Mi cuerpo necesita de la acción constante y de las prisas de esta ciudad para estar al 100%, pero, he decidido después de esto tomarme un descanso real, necesito recapacitar este año de buena manera.
En estos meses previos al calor agobiante de Madrid he aprendido a escuchar, a mirar y a comprender ciertas normas. La primera, es que aunque me duela, existen unas leyes morales no escritas que hay que respetar. Hay gente delante de la cámara que se expone a muchas cosas, no hablemos de los que estamos detrás de ellas.
He tenido mil tutores, muchas personas detrás de mí con ganas de intercambiar conocimientos, y he de reconocer, que ha sido de lo más valioso de mi vida.
De Galicia a Pamplona, pasando por País Vasco, dándose una vuelta por las castillas hasta llegar a Madrid. No hablemos del resto de España…
Cantidad de historias, una de cada lado, una de cada mente y ojos. Ilusiones y sueños, algunas veces frustración, pero mucho arte, mucho conocimiento y mucha vida por parte de un equipo excepcional de personas.
Encontraban interesante cualquier cosa de la misma existencia, buen gusto por todo.

Y yo, como una esponja, intentaré llevar a cabo tan valiosa información para llegar a ser el mejor. Por eso, y por ellos, porque me han enseñado los mejores y se merecen que yo lo sea. Ahora sé dónde poner el ojo, donde poner la mano, pero sobretodo, donde ponerme, y así poder dejar mi huella. Jamás desaprovecharé de nuevo una oportunidad así ni haré oídos sordos a nada con cierto valor.

Cada vez estoy más y más dentro, ya va a ser imposible salir, y cada vez lo disfruto más, cada vez tengo más hambre y cada vez recupero más mi frialdad, esa que había perdido meses atrás, aquí estaba.

La segunda lección que he aprendido es que sin iniciativa, lo único que puedes tener para salir adelante es dinero o una familia influyente. Lo siento, pero el nombre a esta familia se lo estoy poniendo yo ahora, y no hablemos del dinero.
Por eso, o eres un pillo, o nada. Otros lo confunden con ser un cara dura, pero no es lo mismo. Que este país esté lleno de ellos no significa que los que no lo sean, sean tontos, pero tampoco significa que todos los demás que luchamos por nuestro futuro lo seamos.
Y sí, existe una crisis de valores increíble. Hay un caos enorme, tanto que a veces dudo si soy yo el loco o es al revés, si soy yo el malo o es al revés…

Y la tercera, ha sido que no puedo depender de los demás para forjar mi camino. Vaya donde vaya no voy a dejar nada escrito. Salvo por una razón con nombre propio. Sí, siempre hay una razón con nombre propio, para debilidad del guerrero, para lo que sea.

Ya que este guerrero cumple con lo acordado y con lo se debe a sí mismo, el código sigue intacto y no ha temblado en 1 año y no lo va a hacer, pues está todo encauzado, y como ya dije, ha vuelto la frialdad.



Que le jodan al mañana y a esta ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario