Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

jueves, 26 de julio de 2012

Mi insomnio y tú.

Aún no olvido el porqué de todo esto, lo recuerdo como si fuera ayer el mismo día en el que me arriesgué a seguir adelante, se perfectamente las consecuencias, pero lo que tengo más presente aún es lo que a día de hoy, significa para mi.
Se que jamás me arrepentiré de haber dado ese paso, haberle dicho a mi cabeza que se dejara de tonterías y llevara a cabo el impulso necesario para dejar claro hasta donde quería llegar, y que no, no me lo estoy tomando como un juego.

Ahora, después de un tiempo saboreando las mieles del éxito, disfrutando de algo que había olvidado y sintiendo la pasión de las noches de esta maldita ciudad, me enfrento al siguiente paso, teniendo que defender todo aquello que amo para poder seguir mirándolo a los ojos, y para poder sentirlo como ese día que no olvido.

Me toca por ello sacrificar parte de mi, volver a rendirme a la soledad de antes y reaccionar de una manera distinta a la que normalmente reaccionaría, aguantando lágrimas y dolor, para creer que algún día, en el cual llevo ahora toda esperanza, pueda mirarme en ti como cuando me miro en un espejo, sintiéndome puro, uno contigo, para recobrar en lo más profundo de este juego la primera ley de todas, y que debería prevalecer sobre todas las demás en la jerarquía más hermosa de la tierra.
La ley del amor.

Y si, yo también pienso que son sartas de estupideces, que en otro momento de mi vida y en otras circunstancias no escribiría como un romántico de la edad media, pero también creo en otras cosas, como en estas palabras.

Por ello dejo mi piel atrás y sangro aquí, como muchas de las demás madrugadas que me han acompañado, sólo que no lo hago para rabiar sobre mi vida ni para ladrar sobre este corral de ineptos, sino que me desgarro para saciar mi sed, y no es precisamente agua lo que quiero para calmarla, sino a ti, a toda tu circunstancia, a tu actitud salvaje, a tus ojos, a tu boca, a todo lo que rodea al mero hecho del porqué un día no quise echarme atrás.

Se de sobra antes de seguir con esto, que en pocas cosas he tenido más fe que en un juego al que nos decidimos apuntar, tengo la confianza suficiente para creer sin desmoronarme, por el mero hecho de que es real, y que lo siento, y que por muchas cosas que crucen nuestras vidas lo seguirá siendo hasta que aparezcan las cenizas, pero no, aun queda vida en esto.

He cruzado esa jodida barrera que tanto miedo nos producía al principio, con todo lo que conlleva claro, sabiendo sus consecuencias, y no necesito que nadie me recuerde todo lo que significa, yo ya lo se a mi manera, lo llevo dentro a mi nivel, y espero poder disfrutarlo como un enano a la vuelta.

Seguramente dentro de un tiempo no sabré por que he escrito esto, pero y que?
Ahora lo tengo demasiado claro como para borrarlo, y no, no estoy emparanoiado, simplemente no voy a seguir escribiendo más mierdas, hoy me importa esto.

There’s something in your heart, and its in your eyes, It’s the fire, inside you.
Let it burn

A.Jota a.k.a. LaEsperaDelGuerrero

lunes, 9 de julio de 2012

Guerras internas.

Cada momento en el que respiro este aire, desaparece algo más de mí, el dolor me empieza a producir insomnio, y el insomnio me duele, me destroza…
No soy consciente y me autodestruyo, afectando a lo que me rodea, sin darme ni siquiera cuenta de que yo me importaré una mierda, pero que hay gente ahí fuera que por poco afecto que sientan por mi no les debo por ello el despropósito de olvidarme de ellos, así como de mi mismo.
Cuanto más días se oculte el sol mas noches agonizaré, sintiendo el sudor frío cayendo por mi frente, volviéndome loco de madrugada cuando el resto del planeta no tiene otra preocupación que dormir, comer, respirar y llevar el pan a casa.
Desaparezco en una atmósfera onírica, en mi propio mundo, del cual sólo yo tengo constancia, alejándome así de la mierda del exterior, y como ya dije ignorando al resto como a mi mismo fuera de estas paredes.
Ya no se que es cierto o no en todo esto, no se de quien fiarme, ni siquiera de mi mismo, no se si puedo estar influenciado o no demasiado en ciertas cosas para tomar pues la decisión correcta o no. Me pierdo, estableciendo un pacto con un ser interno que sólo existe en la mayor intimidad de mi mismo.
No se que alegar al respecto, si ya estoy perdido psicológicamente no se que hacer con mi estado físico, el cual se pone en manos de en quienes menos creo para supuestamente salvarme. Voy a dejarme llevar un tiempo, hasta que cobre las suficientes fuerzas para poner en orden mi cabeza, pero no contéis conmigo en esta lucha, ya que yo mismo llevo en una guerrilla interna desde que, por suerte o desgracia, tengo uso de razón, tengo influencias, tengo curiosidad y me da por investigar todo lo que tengo al alcance.
Después de largas agonías, creciendo donde me ha tocado y con los que me ha tocado he salido así, no es culpa mía, yo no elegí. Pero si podría haber hecho más de mi parte o menos, siempre influye eso. Por ello, ahora quiero llevar la razón en la mitad de las cosas, en las que se que jamás una moral en la sociedad actual podría llevarla.
No, no es mi forma de pensar la más lícita, no es mi alter ego el indicado para dar la cara, no está bien justificar mis idas y venidas con que mi manera de pensar no es la misma, me tomarían por un loco, si es que ya no halla gente que lo haga.
Llegó el momento en el que tras todo lo aprendido me he dado cuenta de que puedo sentir rechazo hacía todo, me guste o no, y que mientras mi yo verdadero lucha por ser justo, mi alter ego decide desde dentro cambiar las cosas tal y como la veo, transformándolas en una ofensa cualquiera. No hay medida, no soy esquizofrénico pero a veces llego a pensar que llevo una doble vida, y no por culpa de los demás ni por adaptación o evolución de la moral del hombre, si no por la propia situación que me ha tocado vivir, que podrá haber sido peor o mejor que la de muchos otros, pero a mi, me afecta así, me trastoca tan adentro, que me hace escribir en un inconsistente e inerte papel en blanco esta sarta de estupideces en forma de letras, y que dentro de mi no es mas que sangre infestada de prejuicios y rabia.

No escribo por placer, no escribo por obligación, es el desahogo del drama que he vivido y que ahora, lejos de él, no se asimilar.
He crecido en él y no se vivir con un mínimo de felicidad y no se que hacer, no estoy hecho tal vez para ser feliz y me golpeo por ello. No se ni quien soy.

Y ahora, lejos de ti, mas solo me encuentro aún, pensándote de madrugada entre tanta divagación, el último y único punto de lucidez lo encuentro contigo, en la cara oculta de la luna, observándome. Nunca pares esto.

A.Jota a.k.a. Lost in the world

lunes, 2 de julio de 2012

Noche tras noche ( XLIII )

Es otro paso más, está vez bien dado y directo a toda realidad imaginada, pues poco más queda en mis manos ahora para decir que vivo de nuevo.
Dejé tiempo a mi mente para poder reaccionar, dejando también muy desolado este paraje del cual solía escapar en un pasado no muy lejano, cuando las cosas no iban como quería o cuando las cosas no dependían de mí.
Ahora bien, vuelvo para saber que si, que no anhelo un pasado peor, que no echo de menos mi drama vulgar e insignificante.
Estoy más preparado, desde luego, pero a veces me da miedo pensar en volver a mi anterior estado, ya que malacostumbrarse sería crítico.
Por ello debería dejarme de estupideces, salir ahí afuera y de una vez por todas dar ese gran salto que tanto he esperado en mi vida, para demostrarme de lo que soy capaz.
Ese momento llegará cuando menos me lo espere, y necesito estar en lo más alto para poder seguir adelante, aunque bien se que el golpe puede ser irrecuperable.
Soy capitán de mi barco, tengo el control del timón, y la isla a la que pongo rumbo se llama utopía.
Si, mi propia utopía, que no más lejana de la realidad refleja la justicia de mis actos y mis hechos y me rodea de la verdad.
No estoy exultante por ello, no debería, la vida está hecha para eso mismo y no para estar lamentando otra suerte u otras circunstancias, pues nosotros no elegimos la vida.

Acomodado pues en un estado de desintoxicación vuelvo aquí, justo a tiempo, y rodeado del sopor y el calor que produce la estación de verano, así como el descontrol del estado, de las personas y de los tiempos, pues vivo el momento sin mirar la arena del reloj caer.
Eso me recuerda lo peligroso que es... pierde la gente la noción del tiempo.
El pasado ya me advirtió, pues puede ser momento de coger más ventaja o de perderla, de recibir shocks sentimentales y ataques internos en lo más profundo de la mente, ya que demasiado tiempo perdido hay como para emplearlo en divagar.
No le temo a este fenómeno, pero si me mantiene alerta, teniendo ya mismo conflicto conmigo mismo y con mis egocéntricos principios.

De mi parte tengo el haber mejorado, así como tenerte a ti, culpable de muchas cosas.
De la nada y en lo poco que llevo de año puedo haber recibido mucho de cuanto esperaba de la vida, que decir, si me dicen hace un tiempo que estaría así no me lo creería, por lo tanto sólo me queda seguir mejorando, conociendo y afilando los cuchillos para la gran batalla que está por llegar.
Evidentemente no he perdido la pequeña gota de esencia que creo que aún me queda, real dentro de mí y para mí, idolatrando pues todo lo que creo necesario dentro de mi moral interna.

No se que más decir, quiero vivir de una vez, ya he estado soñando demasiado tiempo como para quedarme atrás. Ya no le temo a nada, alcancé el límite y lo superé.
Espero alcanzar la luz como todos los grandes, pero a diferencia de ellos, no cegarme con ese mismo haz de poder. Por encima de las circunstancias siempre.


Adorando a mi musa, más única incluso que como la había soñado, capaz de estremecerme y hacerme vibrar, hacerme sentir vivo como rara vez lo sentí.

A.Jota a.k.a. Alive